Viaje a Tanzania. Ciencia y Aventura. Exploradores del pasado.

Viaje a Tanzania - Ciencia y Aventura Exploradores del Pasado
Viaje a Tanzania - Ciencia y Aventura Exploradores del Pasado
Viaje a Tanzania - Ciencia y Aventura Exploradores del Pasado
Viaje a Tanzania - Ciencia y Aventura Exploradores del Pasado
Viaje a Tanzania - Ciencia y Aventura Exploradores del Pasado
Viaje a Tanzania - Ciencia y Aventura Exploradores del Pasado
Viaje a Tanzania - Ciencia y Aventura Exploradores del Pasado
Viaje a Tanzania - Ciencia y Aventura Exploradores del Pasado

Descripción del viaje a Tanzania

Viaje a Tanzania. Explora Tanzania en este viaje donde te sentirás como un aventurero recorriendo la sabana más real de África. Viaje a Tanzania y conócela.

“Antaño, cuando el viajero deseaba desplazarse hasta un país exótico sólo tenía dos opciones: embarcarse en una arriesgada aventura personal o recurrir a los servicios de un guía capaz de organizar una expedición absolutamente a medida de las necesidades del expedicionario: placer, exploraciones científicas, una película, etc. Es la figura del guía que todos recordamos personificada en el fictício Allan Quatermain de Las Minas del Rey Salomón o en el auténtico Frederick C. Selous que dio nombre a un maravilloso Parque Nacional tanzano. Pero, con el inexorable paso del tiempo, la época dorada del guía de expediciones –capaz de sumergir al viajero en todos los secretos acumulados durante años de experiencia en varios países y continentes– dejó paso a las modernas fórmulas del turismo.

Hoy, en Ciencia y Aventura hemos recuperado la romántica figura del guía de expediciones ¿Por qué? Pues porque todavía hay gente que busca esa forma diferente de viajar. Para nosotros no existe el mero cliente sino el auténtico expedicionario. Será todo un placer guiarle y asesorarle en su aventura por los confines más vírgenes y bellos del planeta.”

Resumen del viaje a Tanzania

DÍA 01: MADRID– AEROPUERTO KILIMANJARO
DÍA 02: SINYA
DÍA 03: SINYA
DÍA 04: PARQUE NACIONAL DE ARUSHA
DÍA 05: PARQUE NACIONAL DE MANYARA
DÍA 06: NGORONGORO
DÍA 07: GARGANTA DE OLDUVAI
DÍA 08: PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI
DÍA 09: PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI
DÍA 10: PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI
DÍA 11: SERENGETI - ARUSHA
DÍA 12: LLEGADA A MADRID

Itinerario del viaje a Tanzania

DÍA 01: MADRID – AEROPUERTO INTERNACIONAL DE KILIMANJARO
Después de nuestra salida desde Madrid y una escala en Amsterdam con KLM, y tras unas horas de vuelo sobre el desierto del Sudán y otros bellos parajes del continente africano, cruzaremos el Ecuador para finalmente aterrizar en el aeropuerto internacional de Kilimanjaro.
Una vez tramitado el visado de entrada en las mismas instalaciones del aeropuerto, nuestros vehículos trasladarán al expedicionario de Ciencia y Aventura hasta los pies de un impresionante volcán extinto, el Meru.
En el Mt. Meru Game Lodge seremos obsequiados con una cena además de las confortables habitaciones donde conciliar el reparador sueño.
Alojamiento Mt. Meru Game Lodge (Arusha)

DÍA 02: SINYA
UN VIAJE AL PASADO: LA SABANA DE LOS ANCESTROS... SINYA
El completo y reconstituyente desayuno en compañía de la fauna salvaje (el Monte Meru Game Lodge es un santuario de animales en peligro de extinción) será el mejor premio para un primer amanecer en África.
Saciados los estómagos partiremos hacia la reserva privada de Sinya/Elerai. En Kambi ya Tembo (el Campamento de los Elefantes... un lugar con espaciosas tiendas fijas dotadas de todas las comodidades) seremos recibidos por los guerreros maasai que habitan la región.
Depositadas las pertenencias en las tiendas, comeremos en la gran tienda comedor y, por la tarde, iniciaremos un safari combinado –a pie y en 4x4 descubierto– por la sabana y los bosques de acacias de Sinya para observar de cerca la rica fauna de esta región llamada “El Pequeño Serengeti”.
Durante el safari a pie, acompañados por el guía y los guerreros maasai, ejercitaremos desde otra perspectiva muy diferente la contemplación de la flora y la fauna, así como la identificación de huellas y excrementos de diversas especies de herbívoros y carnívoros, en un paisaje similar al que ocuparon los homínidos robustos (Paranthropus boisei) de hace unos 2 millones de años. Este tipo de lugar es fundamental para observar las especies animales y vegetales con las que debieron convivir los homínidos fósiles. Y es que en nuestros safaris pretendemos que el viajero, ayudados por el guía, descubra por si mismo la riqueza y variedad ecológica de los hábitats africanos.
Qué interesante será cuando veamos que no sólo es apasionante la visión de un elefante que bloquea nuestro camino, o un grupo de leones y leonas que consumen una carcasa reciente, sino que pájaros multicolores, los insectos y las plantas también pueden despertar nuestra atención... nuestra curiosidad innata como primates. Hablando de primates, será habitual cruzarnos a poca distancia con tropas de babuinos y monos de cara negra cuyo comportamiento nos aporta pistas esenciales para la reconstrucción de la dieta y estructura social de los homínidos más arcaicos.
Con el permiso de las nubes (siempre nos lo han concedido), visión magnífica de los glaciares del Kilimanjaro, el pico o techo más alto del continente africano, y dos de sus cráteres: el Kibo y el Mawenzi.
Por la noche, el fuego preparado por los guerreros maasai que nos acompañan en el campamento, es la mejor oportunidad para reunirnos y charlar bajo un cielo austral estrellado y tranquilo sólo roto por la estela de las estrellas fugaces. Las imponentes tiendas acogerán nuestro descanso.
Alojamiento Kambi ya Tembo (Sinya/Elerai)

DÍA 03: SINYA
MEMORIA DE ELEFANTE... TERRITORIO MAASAI
Por la mañana, safari en 4x4 abierto por las llanuras de Sinya; observaremos las manadas de machos armados de impresionantes colmillos que no dudan en derribar las imponentes acacias amarillas para comer la madera y hojas durante la estación seca. También es usual coincidir con los grupos de elefantes procedentes de Amboseli que viajan con sus crías. En diversas ocasiones nos hemos encontrado con los sujetos que estudió Cynthia Moss a lo largo de muchos años de investigación sobre la conducta de los paquidermos.
Para acabar la jornada matutina, visita a una manyatta (poblado) maasai. Conoceremos los métodos de construcción de las cabañas y la forma de vida de estos pastores nómadas de la sabana africana.
Por la tarde, tras la comida y el descanso en el interior o porche de la tiendas, el guía depara una excursión a pie hasta un santuario arqueológico maasai muy especial que Ciencia y Aventura está documentando en la actualidad. Este viaje iniciático –exclusivo para los expedicionarios que viajan guiados por Jordi Serrallonga– seguro que no dejará a nadie indiferente pues descubriremos una parte del Pasado y Presente de los maasai de Sinya/Elerai.
Alojamiento Kambi ya Tembo (Sinya/Elerai)

DIA 04: PARQUE NACIONAL DE ARUSHA
JIRAFAS EN LA NIEBLA
Desde Sinya nos dirigiremos con los vehículos Toyota LandCruiser 4x4 hasta el Parque Nacional de Arusha. Lo primero que nos sorprenderá será la magnífica visión del Monte Meru que iremos rodeando por sus faldas hasta llegar a la entrada del Parque, próxima a la antigua granja donde se filmó la mítica película: ¡Hatari! (peligro en kiswahili), con John Wayne, Elsa Martinelli y el inolvidable pequeño elefante. Lugar obligado para cinéfilos y amantes de África.
Desde este punto, y acompañados por el guía de Ciencia y Aventura además de un ranger (el cuerpo de guardabosques tanzanos que velan por la seguridad y conservación del Patrimonio Natural) iniciaremos un apasionante safari a pie por los prados y bosques del Arusha National Park. Nuestros expedicionarios podrán caminar al lado de las enormes jirafas que –como los saurios del Jurásico– levantan sus largos cuellos por entre la espesura de una vegetación muy parecida. La diferencia, además de no tratarse de decorados ni recreaciones realizadas por ordenador, es que los dinosaurios jamás convivieron con los humanos (como ocurre en la ficción: Hace un millón de años, Cuando los dinosaurios poblaban la Tierra, El Mundo Perdido, etc.), pero sí que nuestros ancestros, en cambio, convivieron con las jirafas y las manadas de búfalos –entre otros animales– que encontraremos en nuestro camino hasta una gran cascada.
Por la tarde, antes de la cena, será el momento idóneo para realizar un safari en 4x4 por los lagos Momella y el cráter extinto de Ngurdoto del Parque Nacional de Arusha . El motivo de incluir este lugar en el safari es porque es uno de los parques quizás más desconocidos y menos visitados de Tanzania (si lo comparamos con Ngorongoro, Serengeti... también incluidos en nuestra ruta), pero nosotros lo consideramos como un lugar fantástico para poder observar diferentes tipos de hábitats y nichos ecológicos de altura. Inolvidable gozar de la visión de manadas de jirafas (hemos llegado a contar hasta el centenar) en el interior del bosque... sus cuellos y cabezas, como hemos señalado antes, emergen de la espesura como si se tratase de extintos dinosaurios. La escena de estos esbeltos mamíferos es la prueba de que hemos de empezar a romper con los estereotipos de África; por ejemplo, las jirafas no sólo viven en las áridas sabanas... al igual que ocurrió con nuestros ancestros.
En el Parque Nacional de Arusha podremos detectar otras especies de mamíferos que también viven en grupos dentro del bosque (los bellos antílopes acuáticos), en solitario (el antílope de bosque) o pareja (como los dik-dik, el antílope más pequeño, de tamaño parecido a un perro de talla media). A lo largo del trayecto también cruzaremos las zonas del parque con árboles más frondosos y esto nos ofrecerá la gran oportunidad de buscar, como buenos primatólogos, a los colobos. Estos bellos primates en grave peligro de extinción son comedores de hojas, por eso están adaptados a la vida en el interior del bosque. Los homínidos más arcaicos que vivieron en el interior de bosques parecidos a los del Parque Nacional de Arusha (hace entre 7 y 4 millones de años) deambularon en compañía de estos colobos tal como demuestra el registro paleontológico y arqueológico del África Oriental... las excavaciones donde participa Ciencia y Aventura así lo atestiguan.
Alojamiento Olasiti Lodge (Arusha)

DÍA 05: PARQUE NACIONAL DE MANYARA: LA MÁQUINA DEL TIEMPO
Tras dejar las instalaciones del Kambi ya Tembo a los pies del Kilimanjaro, nos encaminaremos hacia el Parque Nacional del lago Manyara: un caprichoso mosaico de la naturaleza que cuenta con una gran variedad de especies animales y vegetales. De hecho, el ecosistema actual del lago Manyara es una réplica, casi exacta, de lo que antaño –hace la friolera de 2 millones de años atrás– fue la región de Olduvai: la Meca del Origen de la Humanidad... un paraje que nosotros visitaremos con motivo de la siguiente jornada de nuestro safari. Así, mientras visitemos el Parque Nacional de Manyara habremos de imaginar que, hace 2 millones de años, los primeros representantes del género humano (descendientes de los primeros homínidos aparecidos en torno a los 6 millones de años en la colindante Gran Falla del Rift) se movieron en bosques y sabanas similares, y que compartieron hábitat entre los mismos grandes animales que nosotros observaremos.
De hecho... quién no ha soñado alguna vez con viajar al Pasado, con desafiar las leyes de la física y navegar por el tiempo de la mano de Cronos. Una fantasía que, hasta el momento, sólo hemos podido satisfacer gracias a la literatura y el séptimo arte. H.G. Wells nos narra así, en su relato La Máquina del Tiempo, la maravillosa exploración de lo que para el "viajero del tiempo" representa la cuarta dimensión del espacio: "el hombre civilizado (...) puede elevarse en globo pese a la gravitación, y ¿por qué no había de esperarse que finalmente sea capaz de detener o de acelerar sus movimientos por la dimensión del tiempo, o hasta de dar la vuelta y de viajar en el otro sentido?". Michael Crichton, en cambio, plantea en Parque Jurásico otra ficción con la que, sin abandonar el Presente, descubrimos los secretos del Pasado; esta vez, a través de la ingeniería genética (hoy tan de moda): "Grant se detuvo en el sendero que discurría por la ladera de la colina, envuelto en la bruma, contemplando los grises cuellos estirados que sobresalían por encima de las palmeras. Se sintió mareado (...). Tenía problemas para recuperar el aliento. Porque estaba viendo algo que nunca había esperado ver en su vida. Y, sin embargo, lo veía: eran dinosaurios, y estaban vivos". Esta es también la fantasía de cualquiera de los especialistas que nos dedicamos a desenterrar los vestigios más remotos y reconstruir los secretos mejor guardados de la especie humana; y, en nuestro caso –y a nuestra manera–, lo hemos conseguido en exclusiva para los expedicionarios de Ciencia y Aventura. Y es que para viajar al Pasado no hace falta traspasar gigantescas puertas (de la talla de King-Kong) ni colocar grandes carteles como los que, a modo de un parque temático, nos dan la bienvenida al mundo jurásico imaginado por Crichton (y reinterpretado, claro está, por Hollywood).
Para explorar el mundo de los primeros homínidos que poblaron la Tierra tampoco es necesario rediseñar genéticamente plantas ni animales extintos... tan sólo basta con situarnos, pisar con nuestras propias botas, el paraíso de los aprendices de Sherlock Holmes que trabajamos en el apasionante dominio de la Evolución Humana: las tierras del África Oriental... la Gran Falla del Rift.
A la salida del Parque Nacional de Manyara remontaremos la pared Occidental de la Gran Falla del Rift para ser testigos de la magnitud de esta gran grieta que atraviesa África desde el Mar Rojo hasta Mozambique. De hecho, acercaremos al expedicionario al único punto del continente africano donde es posible contemplar las dos paredes de la falla.
Al atardecer, una grata sorpresa seducirá a todos los miembros de la expedición: llegaremos a nuestra granja a los pies del Ngorongoro.
Alojamiento Ngorongoro Farm House (Karatu)

DÍA 06: EL MÍTICO CRÁTER DEL NGORONGORO
"Yo tenía una granja en África...", con estas palabras inicia Karen Blixen su famoso libro Memorias de África. Su mansión, el cafetal, estaba a los pies de las colinas de Ngong (Kenia)... nosotros, en cambio, nos hospedaremos en otro cafetal: una mansión parecida pero situada en un lugar mucho más paradisíaco... a los pies del Ngorongoro. Aquí, en la confortabilidad de las estancias o en el porche, podremos explicar, narrar, las vivencias del viaje y, quién sabe, quizás algún día las veamos publicadas. La visita al Cráter del Ngorongoro seguro que ocupará un destacado capítulo.
Es oportuno insistir en el hecho que una de las grandes maravillas naturales del Mundo es el cráter del Ngorongoro. Una caldera volcánica extinta de ¡22 kilómetros de diámetro! El cráter acoge una enorme diversidad animal que sale y entra del circo a través de estrechas sendas que en algunos puntos son casi verticales.
Cabe señalar que, junto a limitadas zonas del Parque Nacional del Serengeti, en Ngorongoro es el único lugar de Tanzania donde hoy puede observarse, con cierta frecuencia, al diezmado rinoceronte negro. Antaño el rinoceronte vivía cerca de Arusha, Natron, Manyara, etc... Hoy está siendo salvado del borde de la extinción.
Y, de vuelta, seguro que todos nos alegraremos de regresar a nuestro alojamiento situado en uno de los más bellos parajes de las fértiles y rojas tierras de Karatu.
Alojamiento Ngorongoro Farm House (Karatu)

DÍA 07: LA GARGANTA DE OLDUVAI... LA CUNA DE LA HUMANIDAD
Despertar a los pies del Ngorongoro es uno de los muchos placeres que brindan los safaris de Ciencia y Aventura en el Norte de Tanzania.
El Serengeti está cerca, muy cerca, al otro lado de la caldera extinta que hoy bordearemos por su cresta de camino hacia el santuario de los orígenes de la Humanidad: la Garganta de Olduvai. Tal como hemos señalado en una etapa anterior de nuestro itinerario, hace dos millones de años los primeros representantes de la especie humana aparecieron en lugares como Olduvai. Estos primeros antepasados homínidos a su vez convivieron con los ancestros de los grandes animales que hoy protagonizan la Gran Migración del Serengeti, o que pueblan sus tierras desde tiempos inmemorables.
Olduvai Gorge o la Garganta de Olduvai (aunque sería mejor llamarle Oldupai... el topónimo original maasai –y también nombre maa de una planta abundante en la zona– que transformaron los europeos a conveniencia de sus preferencias de pronunciación) empezó a ser excavado en los años 30 por Louis Leakey.
En este yacimiento han sido hallados, aparte de extraordinarias herramientas líticas de los primeros Homo, diferentes vestigios paleoantropológicos como el cráneo de Paranthropus boisei (el famoso ‘Cascanueces’) que halló Mary Leakey en 1959 y cuyo punto exacto de hallazgo visitaremos sobre el terreno: el yacimiento FLK. Explicaremos cómo las capas o tobas volcánicas nos ayudan a datar estos hallazgos tan antiguos y visitaremos el Museo de Oldupai donde, entre otras muchas colecciones, se expone un molde de las famosas huellas fósiles de Laetoli (también descubiertas por Mary Leakey) y que hoy no pueden visitarse debido a que han sido enterradas para evitar su destrucción por los agentes antrópicos y atmosféricos. Tras visitar los yacimientos arqueológicos y paleontológicos -además del Museo- de la Garganta de Oldupai (la mejor presentación del árbol genealógico de los mamíferos vivos que observaremos en el safari), nos dirigiremos hacia los lagos de Masek y Ndutu, dentro del Área de Conservación de Ngorongoro, en busca de depredadores como el guepardo.
En Masek se levanta un extraordinario tented camp desde el cual, imitando la ubicación que antaño tuvo el campamento de Hugo van Lawick (el que fuera marido de Jane Goodall y reputado fotógrafo de National Geographic), tendremos una privilegiada panorámica de las maravillosas acacias de la región. Este es el lugar donde Hugo van Lawick, interesado por la Arqueología y la Paleontología, además de Jordi Serrallonga –guía de nuestra expedición al Pasado–, encontró varios yacimientos arqueológicos correspondientes a algunos de los Homo sapiens fósiles más antiguos del planeta. Pero también es el lugar desde donde el recordado naturalista Félix Rodríguez de la Fuente realizó –tras ser acogido por Lawick– sus mejores estudios sobre fauna africana (sólo hace falta que demos una ojeada a los primeros tomos de la Enciclopedia Fauna de Félix Rodríguez de la Fuente que editó Salvat hace ya décadas). En Masek todavía recuerdan al amigo Félix.
Alojamiento Masek Tented Camp (Masek, Área de Conservación de Ngorongoro)

DIA 08: EL TERRITORIO DE LA GRAN MIGRACIÓN DEL SERENGETI
Desde Masek nos adentraremos en la Gran Llanura; y, según las lluvias caídas y su ubicación, quizás coincidimos con uno de los fenómenos más impresionantes de la naturaleza: la Gran Migración del Serengeti. Emplearemos cuatro jornadas (dos en el Área de Conservación de Ngorongoro, región de Ndutu, y dos en el Parque Nacional del Seregeti) para intentar toparnos con la migración de cientos de miles de ñus y cebras.
Tras las primeras lluvias de principios de año, y antes de las grandes precipitaciones de Abril, las hembras de los grandes herbívoros como los ñus y las cebras paren a sus retoños aprovechando la presencia de enormes extensiones de pastos. Disponen así del necesario alimento que sacia el dispendio de energía empleada en los desplazamientos migratorios además del amamantamiento de las crías. Un espectáculo inenarrable... sólo puede ser admirado su magnificencia cuando se está en medio de las grandes manadas.
Por la tarde, una aproximación a las orillas del lago Masek momentos antes del ocaso, será una nueva recompensa para el expedicionario cautivado por los tesoros de Tanzania.
Alojamiento Masek Tented Camp (Masek, Área de Conservación de Ngorongoro)

DIA 09: PARQUE NACIONAL DEL SERENGETI... LA LLANURA SIN FIN
Abandonaremos el Área de Conservación del Ngorongoro, la región de Ndutu, para adentrarnos en los dominios administrativos del Parque Nacional del Serengeti (el nombre de Serengeti proviene de la palabra Siringet, que en maa -la lengua de los maasai- significa "Llanura sin fin"). En el seno del Serengeti pasaremos toda una jornada buscando los grandes grupos de animales herbívoros así como a los depredadores.
Son pocos, muy pocos, los mortales que nacidos lejos de las sabanas africanas pueden presumir de haber dormido en las entrañas del Serengeti. Las confortables y espaciosas habitaciones de nuestro lodge son el mejor lugar para descansar con total seguridad en medio de la cadena trófica de la sabana.
Alojamiento Bilila Horizon Lodge (PN Serengeti)

DIA 10: LA CADENA TRÓFICA DE LA SABANA... LA PIRÁMIDE DE LA VIDA
Nos levantaremos antes del alba para sólo tomar una taza de café o té caliente y unas pocas galletas. Es importante salir temprano con los 4x4 para así intentar observar a los grandes felinos (leones, leopardos y guepardos) en acción: y es que, cuando la temperatura es más alta, se reducen las posibilidades de verlos de cacería pues los depredadores consumen mucha más energía en sus carreras de persecución. Pero el Serengeti es mucho más que las cacerías divulgadas en tantos documentales de National Geographic o BBC; es el fabuloso e increíble escenario de miles de actores naturales –desde la acacia hasta el elefante– que nos ha impulsado a viajar hasta el corazón de África. Un lugar donde los depredadores –como los leones, leopardos, guepardos, hienas, etc. – cazan a los mamíferos (ñus, cebras, búfalos, impalas, gacelas, etc.) que se alimentan de hierba y que, como el majestuoso elefante, regeneran toda la vegetación.
Nacer, crecer y morir son el ciclo de la Vida en este maravilloso paraje del planeta. Un lugar donde otros muchos seres no tan conocidos ni idolatrados por el gran público, desde el gran buitre hasta el minúsculo escarabajo, participan de la cadena trófica al convertirse en los mejores basureros o recicladores de la naturaleza.
En el Serengeti aprenderemos los secretos del comportamiento social de los hipopótamos, la vida amorosa de las jirafas o la curiosidad y juegos de los primates no humanos.
Y es que a lo largo de nuestros safaris en los vehículos 4x4, asomándonos a través de los techos descubiertos contamos con el mejor punto de observación para gozar de la visión de las manadas de ñus, cebras, gacelas, jirafas, etc. que se mueven por la "Llanura sin fin" en busca de alimento. De hecho, la ubicación del lodge nos permitirá ir en busca de las mayores concentraciones de animales. El paso de lo que al principio sólo son pequeñas motas o manchas en el horizonte, pero que luego resultan ser de animales que andan o corren en dirección a los pastos, es indescriptible. Todo eso y mucho más, pues circular por la sabana siempre es una sorpresa hasta para el guía más experto, es lo que experimentaremos hasta que el crepúsculo nos conduzca a la calidez del alojamiento.
Sentados, con un refresco o una copa en la mano después de una merecida ducha caliente, es el momento de reflexionar sobre lo vivido a lo largo de una intensa y emocionante jornada.
Alojamiento Bilila Horizon Lodge (PN Serengeti)

DÍA 11: DEL PASADO AL PRESENTE: DEL SERENGETI A ARUSHA... LA CIUDAD DEL VIAJERO
A través de los ventanales de nuestra habitación se vislumbran las siluetas de las acacias cuando el Sol emerge en el Serengeti. Por la mañana partiremos, tras el desayuno, camino hacia el aeródromo para volar en avioneta hasta Arusha (una gran oportunidad, según las condiciones climatológicas, para observar a vista de pájaro las llanuras del Serengeti, el Cráter de Ngorongoro, el lago Manyara, la Gran Falla del Rift y el majestuoso monte Meru).
Es el momento, a la llegada a Arusha o alrededores, para visitar esta bulliciosa pero encantadora ciudad. Desde los mercados tradicionales hasta sus concurridas calles existe un gran elenco de lugares donde podemos dirigir a nuestros expedicionarios en condiciones de seguridad (Tanzania es un país muy seguro y estable). Es una buena oportunidad para realizar un tour por los rincones de Arusha; el lugar que nosotros siempre hemos denominado como la ciudad del viajero, y que tan familiar es para algunos tras haber visto la película Hatari! interpretada por John Wayne y dirigida por Howard Hawks. Inolvidable la famosa Plaza del Reloj (el centro de África... los indicadores de madera señalan la misma distancia a El Cairo que Ciudad del Cabo).
Almorzaremos en un simpático hotel donde se reúnen directores de documentales, científicos, aventureros, familias locales, etc. Después, visita al Museo de Historia Natural de Arusha o visita libre por la ciudad hasta media tarde, y descanso en hotel hasta el momento de la partida hacia el Aeropuerto Internacional de Kilimanjaro.

DÍA 12: LLEGADA A MADRID

Información extendida del viaje a Tanzania

JORDI SERRALLONGA

www.jordiserrallonga.com
-Director de HOMINID Grupo de Orígenes Humanos, Universidad de Barcelona
-8 años como Profesor de Prehistoria, Etnoarqueología y Evolución de la Conducta Humana de la Universidad de Barcelona
-Profesor consultor de la Universitat Oberta de Catalunya
-Asesor del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona
-Asesor del Museo Etnológico de Barcelona
-Premio de Investigación de la Sociedad Geográfica Española
-Investigador del Centro Especial de Investigación en Primates, Universidad de Barcelona
-Colaborador de la Sección de Primates del Parque Zoológico de Barcelona
-Codirector del Archaeological Tugen Research (lago Baringo, Kenya)
-Miembro del PENINJ SPANISH RESEARCH PROJECT (lago Natron, Tanzania)
-Autor de los libros África en 10 Palabras. Mi diario de supervivencia en la jungla de asfalto (Plataforma Editorial, 2011), Los Guardianes del Lago. Diario de un arqueólogo en la tierra de los maasai (Editorial Mondadori, 2001), Regreso a Galápagos. Mi viaje con Darwin (Editorial Niberta, 2010) y coautor del libro Viajes y Viajeros (Editorial Niberta, 2008)
-Coautor y asesor de la serie documental para Televisión “AFRIKA”

Has realizado este viaje? Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *